“Lo que El Salvador necesita: Agosto 2016”.


Cuando se descubre -una vez más  -, lo que se oculta detrás de ese tejido elegante, ostentoso y caro, llamado poder político; no extraña en absoluto que lo ahí encontrado, se encuentre amarrado al milenario lastre que la ambición del poder  lleva consigo. Y es que con escasas excepciones, la tradición gubernamental acumulada en gran parte de América latina, por desgracia  está ligada al abuso escandaloso de este máximo privilegio, que es otorgado por el pueblo a sus mandatarios. Porque el supremo cargo presidencial, tradicionalmente ha sido el “botín “peleado por casi todos. Ante él se han hincado presidentes y ministros, como ante un prometedor dios de barro, para entregarle el gran don de  la libertad y hasta el de la vida. Un canje engañosamente jugoso, pero efectivo, porque la persuasión de este fetiche es implacable para con todos aquellos a quienes venció la avaricia. Lo lamentable es que no solo se saquean los precarios recursos del país, sino que se dinamitan los fundamentos de la credibilidad en un liderazgo, otrora vendido como honesto y exitoso, o hasta dotado con un carácter  casi mesiánico. Aquí la frustración adquiere un carácter trágico, porque puede convertir a una nación ya moribunda, en un país sin esperanza y sin fe.  

Seguramente a la base de este cáncer que empobrece a nuestras naciones, se encuentre un problema aún más grave, y que en mi opinión se relaciona con la actitud básica con la que nos enfrentamos todos  “al Mundo como totalidad”. Porque los bienes materiales no tienen culpa del uso o abuso que les apliquemos; son así, solo instrumentos del libre  albedrio. El cual debería nacer sin mancha, como agua segura de ese manantial misterioso y sagrado, llamado “conciencia”. Este tesoro no debería de tener precio, cuidarla mucho más que a la vida, para convertirse en el destino sagrado de la nación salvadoreña.

Ojala que la “conciencia” de todo aquel que llegue al máximo poder de un país, pudiera ostentarla orgulloso, no solo como anzuelo pre-eleccionario, sino  principalmente para la posteridad, como expresión incuestionable de su praxis.

El haber olvidado y banalizado lo anterior , es en gran medida responsable del grave  y penoso retroceso nacional, dentro del que pareciera solo haber lugar  para  el interés egoísta, o a la peligrosa y hábil mentira disfrazada de verdad. La misma  que llevó a pueblos enteros a la guerra, para luego comenzar de nuevo, una y otra vez, hasta el infinito.

Cuando escuchamos la predica ferviente  de “atrevernos a ver a Dios en el prójimo”, seguramente en ella pudiera encontrarse el camino para salvarnos de este apocalipsis adelantado. Dentro del cual por desgracia, demasiados lo han convertido ya en su paraíso. Para quienes ni la espada o el fuego seguramente los harán cambiar. De esta jerarquía inversa, nuestra historia patria hasta nuestros días, tiene ya demasiados exponentes. ¿Porque, dónde quedaron aquellos verdaderos líderes?, ¿en qué sepulcros olvidados o clandestinos… los geniales que seguramente remontarían el resentimiento  y la ira que hoy imperan en este empobrecido país? , ¿Dónde se encuentran aquellos que  pudieron cambiar  la historia salvadoreña?

 Pero aquí está la gran traba, porque esto no es solo un  problema de religión o de política capitalista o marxista  – sería demasiado simplista-, sino respecto de la urgente obligación de impulsar una gran revolución, no solo en el orden  material, sino del olvidado ORDEN ESPIRITUAL, pero en su acepción cosmovisional más elevada…porque para  esta categoría de problemas, por desgracias  no existe un proyecto definido, pero espero algún día se incluya como   agenda de nación.

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: