Zarparemos un dia hacia el infinito .


Cuando un barco decide levar anclas, para surcar el inmenso mar, nos debería hacer pensar, casi de igual manera, que un día cada uno de nosotros, deberá zarpar para emprender su gran viaje. Y esto con seguridad, será cuando nos atrevamos a VIVIR ; dando así, paso a la gran posibilidad de conquistar mundos nuevos.
Deberemos arriesgarnos, en cualquiera de las múltiples coordenadas que escojamos, porque en cada una ellas se esconde la solución al enigma, que cada quien porta como su más grande reto. Esta elección, como desde el inicio de los siglos, debería de ser, tan espontáneamente suave y delicada, como el vuelo del ave, que no se preocupa si al salir del nido, regresará.
Solo así, libres de temores y angustias, podremos romper en mil pedazos, todo aquello que amenace el derrotero trazado.
Ciertamente, cada existencia tiene el temible poder de resumir la grandeza y miseria de la humanidad entera; y esta presunción o intuición, probablemente solo surgirá, cuando nos atrevemos a pisar el lugar sagrado de nuestra conciencia íntima. Redescubriendo al igual que otros viajeros que nos precedieron en este raro viaje, la certeza de estar frente a la irrepetible experiencia, del misterio de la finitud.
Espesa nube, donde todo puede ser reducido a un instante, que funde lo inmanente y trascendente, lo finito en lo infinito; especie de eternidad inferida de manera casi primitiva, pero que es el precioso faro, en un seguro naufragio.
En esta travesía, corta o larga, existen relatos, a los cuales deberemos recurrir con temor y temblor, porque en ellos también se encuentran claves; jirones de carnes, paredes con marcas en clave, cabellos, hojas escritas en raros dialectos, y miles de símbolos. Todos ellos, arrastrados desde un lejano pasado, como un legado, bendito o maldito; el cual hay que discernir, y nunca desechar.
Esta es la herencia, que lanzó dentro de una botella, quizás en tiempos remotos, aquel naufrago que encontró o perdió la esperanza, y que hoy retomamos como la gran oportunidad, para alcanzar ese puerto seguro, donde algún día poder reposar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: