Aún es tiempo de liberarnos: año 2013.


Nunca como ahora, el monopolio sobre lo que se escribe y difunde por los medios de comunicación, adquirió un estructura casi monolítica, lo cual nos debe hacer pensar que al interior de las estructuras del poder mundial, se ha llegado casi a un consenso en el tipo de cosmovisión con la que deberemos funcionar, so pena de perecer. Esto pudiera fácilmente conducirnos a creer, que la capacidad de pensar y sentir ha sido rebasada por aquel afán totalitario, a cuya base se encuentra la misma fiebre de siempre, por el control absoluto del cosmos. Es posible que con el magnetismo y falsa ilusión de poseer este absoluto, mucho hayan sido arrastrados hacia este falso paraíso, para finalmente hundirse en el remolino mortal de un mundo, que cada vez pare más injusticias.

El modelo de racionalidad del cual este proyecto nefando partió un día, aunque harto experimentado, su comprensión ha sido hábilmente disfrazado por la pluma y la espada ; de aquí, su empoderamiento no ha obedecido más que a preceptos, que habiendo surgido del caos, tarde o temprano volverán a él.

Escenario repetitivo, donde es fácil ver un espíritu terco y errabundo, que fundamentó un día su vida, en el rechazo sistemático y metodológico hacia una autentica existencia humana. Sin embargo, en medio de esta noche de desesperación y hambre por lo infinito, se yergue altiva y desafiante, una estirpe que siempre se atreverá a enfrentar sin temor alguno, cualquier poder, que amenace su misión en el cosmos.

Modelo de modernidad inversa, donde el sagrado valor fundado en la irrepetibilidad del individuo, fue sustituido por otros, que relativizaron y envilecieron su origen y destino misteriosos…cadenas de esclavitud, que se refuerzan día a día, en esa rutina enajenante que hemos llegado a llamar vida cosmopolita. Una ruta así trazada, fácilmente se han convertido en terreno fecundo para guerras y conflictos; los cuales hasta ahora , desgraciadamente tan pronto aparecieron, fueron silenciados… en especial cuando fueron activados por la pólvora sagrada que acumuló el sufrimiento de millones. Pero hay que advertir una y mil veces, que jamás alcanzaremos las raíces de una auténtica libertad, escarbando en un tipo violencia que sólo termina con el derramamiento de sangre…sea esta, culpable o inocente.

Es preciso juzgar que la complejización del mal en el mundo, al haber rebasado los límites de un razonamiento conservador, limitado peligrosamente por un horizonte incompleto, construido a partir pretendidas verdades, ha llegado a convertirse en bastión casi inexpugnable, como un destino  de aniquilación física o espiritual, para quienes pretendan enfrentarlo.

¿Hacia dónde deberían de apuntar nuestros talentos en este escenario dantesco? No es fácil responder con propiedad, y mucho más difícil hacerlo con sabiduría, porque esta última ha sido hurtada, para ser transformada en conocimiento científico-técnico; materia de un monopolio y manipulación exclusiva, al cual acuden todos aquellos que se han nutrido históricamente de la sabia más pura de esta humanidad desvalida, y que difunden como un nuevo saber sagrado. Tras el cual acuden por miles, ciegos de pasión rumbo a la muerte, como lo enseñó el antiguo mito griego del Canto de Sirenas – Σειρήν, ‘encadenado’ – .

Por lo anterior, hay que entender como un “giro revolucionario auténtico”, aquello que implique romper, no con un modelo de razón institucionalizado, sino con la cosmovisión que construye y defiende a cada segundo, una estructura archimillonaria; que sólo ha permitido entrar en sus filas, a los traidores que desde el principio de los tiempos, se han diseminado en el subconsciente colectivo, como sanguijuelas voraces e insaciables. Este ejército sólo es comparable al de aquel Ángel Caído, de quien aprendieron como transformar el mundo, en un imperio de sombras, relevo del Abismo.  Por esto, a nadie sorprende que de tan célebre Maestro, se hayan forjado exitosas generaciones en el arte de la tiranía, el odio, y la crueldad; en especial por contar con el mejor de los atributos del poder: la soberbia.   Diamante infernal que han ostentado, en mayor o menor medida, aquellos que adquirieron inmunidad en el curso de la historia. Entre ellos no solo existieron reyes opresores, o canallas mundanos… ojalá así fuera. Porque si estas cortinas de la historia fueran develadas, quizás entenderíamos, el por qué de su color sangriento, cuando la oculta y delicada mano del supuesto anacoreta, supo como asestar la puñalada decisiva, no al malvado, sino al inocente .Y en esta secreta declaración, quizás se encuentre, una de las claves para iniciar la auténtica y verdadera guerra, lejos de los espejismos que se nos ha obligaron a perseguir, desde el momento que arribamos a este mundo en crisis.

 

 

 

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: