“La salud y la enfermedad: otra perspectiva”.


La salud y la enfermedad no brotan del azar, de aquí los indicadores estadísticos que las monitorizan, tienen un valor tremendo a la hora de establecer el nivel de vida, dentro del que puede ubicarse un grupo humano específico. En estos términos, pueden entenderse como variables modificables, y fácilmente predecibles dentro de un sistema controlado; porque si bien es cierto que los humanos tenemos libre albedrío, también aceptamos que muchos de nuestros hábitos y preferencias, a la hora de elegir qué comer , vestir, estudiar, leer, estilo de vida saludable o viciosa, etc. , también en ese momento nos podemos expresar en gran medida como un producto de nuestra cultura, sea esta a favor o en contra de la salud o la enfermedad.
Desde esta perspectiva, ninguna población maneja por casualidad su esperanza de vida, o lo que es peor, su nivel de satisfacción o frustración en términos materiales o espirituales. En otras palabras, somos determinados en gran medida por nuestro entorno, y esta direccionalidad ejercida en cada individuo, procede del “espíritu esencial” que mueve el mundo en cada momento de su historia. ¿Cómo va nuestra sociedad actual? es probable que esta pregunta evoque diferentes respuestas, y esto es lógico – y no por ello justo -, porque dependerá del sitio desde el que respondamos.
Quien se encuentre medrando en el poder derrochando boato , responderá que nunca le fue mejor ; pero el que se encuentre en una cama de hospital público agonizando por una insuficiencia renal, o un cáncer gástrico, dirá que su paso por el mundo fue de pesar , y que su esperanza es salir lo antes posible del suplicio .
¿A quién le daremos más credibilidad a la hora de entender los problemas de la sociedad actual? Ciertamente aquel que maneja los hilos de la ideología, ordenará a sus intelectuales de la muerte, construir teorías amañadas para explicar el atraso de los pueblos; recurriendo al racismo y la inferioridad genética…tendrá a la medida de sus intereses la justificación de todas aquellas muertes, que en última instancia son consecuencia directa de una estructura injusta, que promueve la pobreza y muerte en países dependientes.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: