La razón científico-técnica y el olvido de la sabiduría.


El conocimiento es un instrumento necesario, pero insuficiente para construir el mundo; porque su pertinencia tendrá siempre el sello de lo provisional, como todo aquello que se vincula a la búsqueda del orden material; que no es precisamente un orden humano, sino el reflejo de una aspiración, construida a partir del sueño en un modelo de razón, que olvidó su origen. El cual siempre será motivo de reflexiones, que algunos industriosos pragmáticos encontraron paralizantes, y pretendieron esconderlas, relegándolas, desprestigiándolas; pero que ellas siempre se asomaron en algún espíritu rebelde, que navegó contracorriente. Mencionar sus nombres sería casi inconmensurable, y paradójicamente sus gritos en este desierto han sido motivo de sagas, pero que muy poco o nada, sus enseñanzas o ejemplos buscan hoy ser imitados. Quizás porque se ha fraguado un divorcio entre el hacer y el pensar, o peor aún, entre la inteligencia y el sentimiento. Xavier Zubiri, filósofo español de mediados del siglo XX, insistió quizás demasiado en el concepto de “inteligencia sentiente”, que en mi opinión es su gran aporte a la filosofía contemporánea. Y que ha buscado reinterpretarse y actualizarse, en otros campos de la reflexión como la Teología de la liberación. Pero el trayecto de esta meditación zubiriana apunta con otros importantes exponentes de la reflexión filosófica, hacia una crítica al modelo de razón humana que perdió su ruta, para volcarse hacia un pragmatismo y cientificismo , que tristemente logifica la inteligencia , para despojarla de su autonomía , que va más allá de cualquier límite, por moderno o triunfalista que este parezca.
No pondremos nunca en duda los servicios que la ciencia y tecnología han prestado al mundo, pero ¿qué siniestros secretos están ocultos en esos archivos, por los cuales el espionaje y contraespionaje de las grandes potencias libran su gran batalla en este momento? Tenemos derecho y obligación a pensar y actuar al respecto. Ninguna labor moral está escrita en una ecuación matemática – porque no es relevante – en el modelo cosmovisional vigente. Importa la estrategia militar exitosa, la ganancia bancaria o el triunfo individual o de grupos en privilegio. Esta razón moderna, ha invadido como un virus o un cáncer, el deseo desmedido de poseer, el desenfreno en la búsqueda del placer, y logrado que muchos, desconociendo sus ideales más santos olviden sus votos. Esta contradicción, es el fruto de una mentalidad que no surge por azar…se ha construido. Y en mi opinión, está vinculada al olvido absurdo del sentido último de la existencia humana, de su temporalidad, de su fugacidad, pero también de su insustituible excelsitud, que se ancla en todo ser humano. Un ser humano…que no es uno más…un ser humano con una vida interior, que difícilmente podremos llegar a comprender, y que debemos respetar . Pero un ser humano, que podemos convertir a través de un proceso errado, en un monstruo, un depredador, un homicida; que igual da, si usa andrajos, o viste saco y corbata; si sólo aparenta decencia, o desafiante rompe públicamente las normas establecidas.
Por ello, la importancia de recuperar, actualizar y reconstruir un nuevo modelo de razón, deberá pasar a constituirse en esa gran misión; la cual no podría nunca superar ni sustituir, al dueño y destinatario del sueño milenario, quien también ha buscado por hacer del mundo,un lugar donde poder vivir con dignidad. El orden utilizado en esta reflexión, no resulta del azar, porque parte de la necesidad permanente de recuperar al ser humano, como el objetivo y sentido último en este vasto horizonte, donde se despliega la marcha de la historia. No intentamos impulsar un antropocentrismo, a espaldas de una realidad seguramente más completa y profunda; sino rescatar el sentido infinito de lo humano, como lo inmediato y tangible .No desde un idealismo vacío y decadente, sino a partir de la certeza, de estar frente a una verdad que nos concierne a todos por igual; la cual pareciera estar permanentemente aguardando, acechando como una luz poderosa, y de la que difícilmente podremos escondernos.

El vértigo que ha hecho presa a este mundo “moderno”, dista mucho de acercarse a esa aspiración escondida- quizás ocultada-, donde una plenitud inexpresable, nos aguarda como la novia, o el novio, pero que jamás encontrará al ser amado. Porque un conocimiento confundido con sabiduría , ha envenenado y trastocado el orden originario , desde el cual un día partimos para conquistar el universo; y olvidamos que también existen fronteras que rebasan infinitamente lo alcanzado por el saber científico-técnico ,tristemente relegadas, pospuesta y hasta negadas. En este dato, subyace mucho de la grave crisis individual y colectiva, que azota ese mundo interior, abandonado y olvidado. Quizás recordado, pero como un incómodo asunto que ya no tiene más vigencia, excepto para holgazanes o mediocres. El ser humano, no puede ser entendido por completo desde la ciencia; quizás logremos una serie de enfoques, pero la síntesis, sólo podría venir de una sabiduría que tendremos que rescatar entre todos. El conocimiento es poder, pero la sabiduría es libertad, vida, felicidad; el primero solo puede ser servidor de la segunda. Algunos dirán que el conocimiento es concreto y práctico, lo cual es indiscutible; pero la pregunta será: ¿con qué intención y sentido existe tal o cual saber? ¿Quién es el que decidirá el sentido y finalidad de los saberes que pueblan el mundo de hoy? En esto, la ciencia no tiene competencia, sino el ser humano, que la ha puesto a su servicio. Y en esta intencionalidad está la clave de todo, porque no es el poder, lo que interesa, sino la felicidad. ¿Dos cosas diferentes? Indudablemente. Dos más dos son cuatro, y esto es una verdad matemática ; sumar poder y riqueza material ,independiente de los medios usados para adquirirlos ,posee también una lógica matemática , pero también una dimensión moral . Y esto último actualmente, parece no tener más peso que las ventajas derivadas del lujo, y soberbia que brotan como ponzoña del cieno envenenado, donde habitan los ladrones del mundo, que ostentan lo que despojaron a millones de humanos que vivieron y vivirán en hambruna. Y todo por ese conocimiento eficaz, que se divorció un día, de la sabiduría para construir ese castillo de muerte, que hoy se tambalea.
Porque una rebelión asoma el mundo actual, atizada por las contradicciones absurdas que rescatan de manera temeraria los fantasmas del racismo, darwinismo social, expresados en el neocolonialismo y globalización, que sólo maquillan una cosmovisión errada, que privilegió de manera pragmática el poder y desechó la sabiduría.
¿De qué sirve inventar el arma que puede destruir naciones, pudiendo con estos recursos combatir el hambre, curar a millones, evitando la desesperación, el sufrimiento y la muerte? La sabiduría podría ayudarnos en este dilema, porque nos enseñaría a definir que medios y fines, no pueden estar nunca en contra de aquel ser humano, que es principio y fin dentro de la historia…sentido último dentro de la dimensión espacio temporal.
El ser humano, es trascendental, síntesis permanente, marca indeleble de lo que fuimos y seremos. Si hay guerras, es porque hemos caído en el olvido de aquella verdad, que es el diamante más valioso en esa corona llamada sabiduría. La cual debemos cultivar, rescatar y defender… ¿hasta qué punto? Sin duda alguna, a costa de la misma vida. La cual no tiene sentido alguno, si la despojamos de dignidad y felicidad. Los humanos nos debemos respetar, de aquí, hasta el fin de los tiempos; no existe otra salida. Romper este orden, es un absurdo…leámoslo bien. Hombres, mujeres, de todas las razas, credos políticos o religiosos, ateos o creyentes, etc., etc…Humanos todos. Esto es sabiduría, y los datos, sólo un conocimiento que hay que digerir con un nuevo modelo de razón, como la abeja al polen.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: