“La evasión como búsqueda”.


La sociedad actual ha construido una percepción interesada de la realidad, y esto pareciera responder a la promoción y justificación de una cosmovisión considerada exitosa. De esta premisa, parten todos los valores morales, religiosos, políticos, científicos, etc., los cuales actúan como parámetros de lo que debemos de asumir como bueno y malo; no sólo para esta vida, sino la futura. Aunque es importante reconocer el papel fundamental del tejido vital del cual partimos, también es preciso asumir una postura crítica frente al mundo que nos rodea, más aun cuando nos toca ser testigos de las consecuencias negativas de un modelo considerado éxito de la modernidad. Y me he de referir en especial a las evasiones del mundo moderno, porque en ellas pareciera encontrarse el signo inequívoco de la búsqueda, del reclamo, de la insatisfacción ante la falta de autenticidad de un mundo cuyos valores han colapsado. Se trata de ENTENDER E INTERPRETAR , y no de justificar de manera absoluta la evasión que se da en el mundo de las drogas, sexo desenfrenado, alcoholismo, satanismo… y podríamos mencionar hasta el infinito otras, casi construidas y diseñadas de manera expresa para cada ser humano en particular. Y no porque hayan perdido la fe,… ¡se la han robado! , en medio de una sociedad globalmente enferma ; que practica una doble moral como esquema exitoso , dentro de un mundo que aprendió a olvidar como sacudirse las cadenas de esta esclavitud moderna.
Quizás en el pasado cuando aun las técnicas de manipulación de la conciencia colectiva, no habían adquirido el poder que ahora tienen, los movimientos sociales tuvieron mejores logros. Porque el ensoberbecido adormecimiento inducido por esta cultura novísima, nos ha vuelto jueces implacables; y con gran facilidad condenamos a todo aquel que traspasó esa línea…que separa el bien del mal. Y al hacerlo, con seguridad también perderemos la oportunidad para desenmascarar a los verdaderos culpables del diseño de esta estructura carcomida y decadente, en la que hoy “creemos que vivimos”.
Porque sin duda alguna, los humanos somos “seres luminosos” por naturaleza, y la felicidad es su destino…por esto, al querer buscar en el mundo de las sombras, la plenitud y felicidad negadas, tendremos la prueba contundente que nuestra civilización va por el camino equivocado. Y mientras no se ajuste el rumbo, todos estaremos condenados tarde o temprano, independientemente de cuan santos o justos nos creamos, a traspasar esa línea, que no es sólo la que aparta lo bueno de lo malo; sino quizás de manera más acertada, la que separa la vida de la muerte.

    • Sarahi Aguilar
    • 24/05/13

    Esta interesante, su percepción sobre la vida, pero tenemos q aprender como seres humanos a escoger nuestros gobernantes, y saber corregir los errores del pasado, para q no tropecemos en los mismos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: