México en pleno siglo XXI.


México tiene una historia singular , pues como antiguo asiento del poder colonial, funcionó como Virreinato de la Nueva España ; así, su posición privilegiada , le confirió no sólo influencia política , sino principalmente económica. Los eventos previos y posteriores a la independencia de España en el primer tercio del siglo XIX, impulsaron una dinámica progresiva de acumulación y concentración del capital material y simbólico . Que en gran medida , definieron el camino y el peculiar estilo, de insertar la modernidad en esta importante región , de la otrora capital del imperio español en América.
Actualmente ,en pleno siglo XXI, los mecanismos con los cuales se ejerce la hegemonía en México , parecen estar de la mano con aquellas estructuras de dominación de raigambre colonial ; que de una u otra manera,se han arrastrado hasta el presente.Y parecieran ser el sello indeleble, que ha marcado al resto de países latinoamericanos . Las razones históricas , parecen obvias, pues el imaginario del poder , casi de manera invariable se ha construido en el mismo molde. Basta con echar una hojeada a la historia de nuestros ” próceres ” , para comprobar una similitud sospechosa , y para NADA original.De aquí procede mucho del tipo de cultura , con la cual se han gestado los estados modernos latinoamericanos; y en tal sentido, es necesario volver un poco hacia el pasado ,no sólo para juzgarlo , sino principalmente para entender nuestro presente , pero fundamentalmente PARA TRANSFORMARLO .
No asistimos de manera parcial al rescate de modos de ver y vivir , afincados en zonas raciales definidas ; sino intentar redefinir una mentalidad especifica , anclada en una cultura particular ; y de la cual emana el estilo , con el cual repetimos de manera circular el subdesarrollo . Porque esta lacra , así definida – pseudo conciencia cultural – , no sólo tritura a los sectores mayoritarios – que son los más afectados – , sino también a quienes se han considerado la aristocracia política, económica e intelectual. Este nuevo ethos, nos ha dado carta de ciudadanía en el mundo de los pobres; pero no hablo de aquella pobreza, que se acostumbra a entender como falta de bienes material, sino de la que surge de entre quienes conviviendo en la mismo región espació- temporal , llámese América Latina ; prefieren apostarle a rancias y desfasadas genealogía racistas , o a inveterados sueños de un poder absurdo. Lo cual ya no tiene sentido , porque América está despertando , y de insistir en tal sentido , sólo hará que las fuerzas escondidas que aún duermen , logren su energía critica ;tal y como sucedió en otras épocas y latitudes.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: