Desde México hasta la Patagonia: ¿ dónde están nuestros talentos ?


¿Qué es el talento? un poder que difícilmente sabemos reconocer y apreciar, porque a casi nadie se le ha enseñado como hacerlo; y la razón parece ser sencilla: de este conocimiento surgen las posibilidades no sólo de construir sino también de destruir.
Pero ¿y la responsabilidad del que lo posee, dónde queda? ¿Y la del que lo utiliza hasta donde llega? Estas preguntas sin aparentes respuestas, parecieran estar clarificadas en el análisis de la experiencia cotidiana; porque el usufructo de este talento pareciera estar siempre orientado hacia la consolidación de un modelo imperial, el cual ha creado las condiciones conducentes a canalizar para sus fines este enorme capital humano.
El científico, el artista, la belleza y genio de una mujer, el talento y gallardía del hombre líder,…etc., cuantos ejemplos podrían darse de esta larga lista, y sin embargo de resultados tan magros, porque la cosecha de esta buena semilla al parecer ha sido hurtada.
¿Donde comienza y termina la libertad que tenemos para elegir, dentro de una sociedad cuya cultura ha sido saboteada? ¿Cómo recuperar para Latinoamérica el respeto de propios y extraños? Indudablemente, será necesario replantear el horizonte de lo que consideramos el ideal de desarrollo, porque actualmente los termómetros de la violencia están diagnosticando una enfermedad muy grave; cuya medicina al parecer deberemos descubrir “aquí y ahora”.
De otra manera quizás a corto o mediano plazo, las migraciones forzadas – muchas veces de nuestros más selectos exponentes – , el crimen organizado, el monopolio alucinante del poder político, no solamente agudizaran la pobreza, sino que desataran las fuerzas instintivas más atávicas que por derecho natural todo ser humano posee, y deberá usar antes de perecer.
Por lo anterior, estos seres elegidos y dotados del “talento”, tiene una misión a la cual no pueden ni deben sustraerse, so pena de ver derrumbarse el mundo para el cual han sido creados.
No quiero mencionar nombres, y no sé si esto es justo, pero hay actualmente personajes que desde sus enormes cualidades y limitaciones están dando ejemplos de integridad, capacidad, pero sobretodo de valor. Mostrando frente a la corrupción organizada un desafío fino, y elegante, pero inusitado, controversial y quizás heroico; que seguramente alguien recuperará en su justa dimensión para inspirar a las presentes y futuras generaciones.
Y esto amerita una reflexión seria, pero no me refiero a la que procede del cálculo y la medida, aquella que hemos venido cultivando casi por la fuerza, para lograr insertarnos en este mundo de consumo. Esta nueva reflexión debe rescatar el análisis de los giros biográficos inusitados y aparentemente ilógicos, de quienes han abandonado el glamour para volcarse hacia actividades de creación y acción; y con ello, ya están fundando lo que ubicaría como el rescate de un modelo de Metapolítica Latinoamericana; fundamento último de la política, eje de reflexión y acción personal o colectiva. Buscando restituir a los conceptos de la política teórica su dimensión humana real, no sólo como privilegio sino como condición sine qua non para existir en el mundo. Y desde aquí, plantear un desafío abierto a las estructuras políticas y económicas, que ya no sé si es justo llamarlas estructuras de poder; porque este término casi trasnochado ha otorgado de un título demasiado rimbombante, a quienes de manera histórica no han logrado ni querido ejercer cambios radicales para dignificar las naciones a su cargo.
Y me quiero referir en especial a muchas de las naciones latinoamericanas, que van desde México hasta la Patagonia, donde se asiste a un proceso de larga data, y que los historiadores reconocen en dos grandes fases; la conquista y posterior independencia de la actual América latina respecto de España. O desde una perspectiva del ejercicio del poder colonial o neocolonial. Pero indiferentemente de cualquier interpretación que cada uno de los intelectuales quiera da a este fenómeno, de algo tenemos que estar bien claros, y es que el desarrollo y marginación de grandes sectores de población se ha convertido en el mayor problema para la estabilidad regional. De cómo vincular esta actual realidad latinoamericana con eventos históricos del pasado o del presente, será siempre motivó de debates y controversias.
Por tanto, el pronunciarse a favor de quienes padecen las consecuencias de esta marcha de la historia en América latina, siempre será motivo de alegría, admiración y seguimiento.

    • Yamil
    • 17/04/13

    I am extremely enfatuated with your writing style. It is very refreshing to read something so complex, yet interesting enough to stimulate my brain cells. Although I have to confess…I am still struggling with some of your spanish words…but, it’s a learning process as well… I read you religiously!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: