América Latina y el colonialismo moderno.


Las corrientes ideológicas tradicionales han constituido en la perspectiva intelectual, construcciones -al parecer- casi monolíticas, y con ello se ha generado una polarización de la actividad reflexiva. Las adaptaciones que se generan en la historia del mundo moderno parecieran responder al reto obligado de pretender creer que toda la actividad científica, política, fislosófica, etc., van por el camino correcto. Aquella visión hegeliana de la historia, el desarrollo del marxismo, la visión del capitalismo, el cientificismo y positivismo, etc. parecen decirnos que alguien tiene la verdad y que otros están en el error. ¿Pero cómo va el mundo de hoy? al parecer no hemos avanzado mucho a pesar de tener logros en tecnología, medicina, ingenieria, etc., aunque se ha aumentado la esperanza de vida en alguna medida, no por eso el ser humano de esta época es más feliz. La violencia y criminalidad sacuden con su ola macabra todos los ámbitos del planeta y amenazan destruirlo…ya a finales del siglo XIX y principios del XX la excesiva confianza en las virtudes del positivismo y el cientificismo desarrollaron aquel mandamiento comtiano y spenceriano de un avance basado en el darwinismo social. Con esto se apoyaron aquellas visiones colonialistas del racismo y se impulsó el armamentismo tecnológico, lo cual tuvo gran impacto en la explosión de las dos grandes guerras mundiales del siglo pasado. Ya en el siglo XXI las cosas no han cambiado mucho en esta materia, demostrando que aquella mentalidad otrora moderna, aún prevalece y se potencia.
Todo este vaivén de acciones y omisiones en el devenir de los tiempos, ¿realmente representa la visión genuina de los verdaderos intereses del humano real, de carne y hueso? ¿O es simplemente la creación de simples imaginarios que responden de manera estratégica a los intereses inconfesables de pequeños grupúsculos sedientos de control y poder?
Es necesario sacudirse las imposiciones de la ideología de turno, y repensar desde nuestra propia realidad si las soluciones planteadas por el mesías que rescatan los líderes del mundo moderno, son las que mejor se apegan a nuestros particulares problemas. América Latina no puede ni debe continuar siendo el escenario de experimentos ideológico que hoy por hoy en nada nos han beneficiado, más aún nos han generado una especie de espejismo mental por el que al parecer de manera inexorable debemos transitar. La moderna esclavitud pareciera ser más difícil de advertir en esta época…las cadenas del pasado, así como los latigazos y vituperios se han transformado adquiriendo apariencias más amables pero no menos letales.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: