La ciencia y la religión…


Ciencia y Religión, dos ámbitos que no solo obedecen a metodologías diferentes sino que de alguna manera deben estar conectados, más allá de los elementos que cada una de estas dimensiones contemplan. De no ser así caeríamos de manera irremediable en el fanatismo, o la incredulidad; aplicados a la esfera de la ciencia o de la religión. No podemos seguir tolerando ningún elemento que de manera directa o indirecta limiten ese mundo interior -nicho de la reflexión personal, espacio privilegiado de los avances o retrocesos reales del individuo- , que de una u otra forma la cultura moderna ha buscado construir, sin lograrlo . No estamos en un mundo ideal, nunca lo hemos estado…pero es necesario el retorno a una búsqueda imparcial y honesta por los espíritus más elevados, quienes deben de abrir nuevas brechas al pensar y hacer, reconstruyendo de entre las ruinas las aspiraciones más profundamente arraigadas en el cerebro y corazón de los seres humanos.
M. Heidegger ha sido bien claro al expresar que siempre hemos de creer en algo, incluso el materialista que cree en la ciencia lo hace de tal manera que la convierte en su religión. El retorno a las fuentes de la reflexión auténtica nos debe obligar a cuestionar el rumbo de la sociedad tal y como F. Nietzsche lo expresara a finales del siglo XIX, evidenciando nuestra duda y desconfianza ante una sociedad que al parecer ha basado todas sus aspiraciones en la conquista del mundo material, en el desarrollo de modelos sociales, políticos y económicos fundamentados en la aplicación fría y calculada de un darwinismo social radical.

    • mario
    • 18/03/11

    En el entramado que define los derroteros del pensar, se encuentran inmersos los atributos representativos de modelos culturales imperiales. Y su dominio no se ejerce bajo la sombra de la espada o el estruendo de cañones, sino con el poder que imprimen los dispositivos más sofisticados del control de la mente humana; la tecnología y la ciencia ciertamente nos dan una falsa sensación de libertad…esto podría parecer una flagrante contradicción dado que las modernas invenciones permiten no solo mayor confort sino una aparente mayor felicidad. Todo esto no debe confundirnos, pues la materia es una entidad moldeable y no tiene culpa si con ella se hace una espada o una bella estatua. Aún el artesano podría tener alguna disculpa si el dueño de su tiempo le ordena que hacer. ¿A qué obra nos referimos? las culturas buscan hegemonía, y esto implica lucha…lo cual significa que estamos en una guerra donde hay ganadores y perdedores. Preguntemos si tal labor, tendencia, o afición corresponde a una necesidad real o simplemente es un impulso que nace en la nebulosa de las posibilidades que tal vez otros han creado.
    El dominio implica un fenómeno complejo de construcción de modelos espacio-temporales insertados en una especial cosmovisión que les absorbe y determina en su auto percepción, esperanzas, complejos, metas, limitaciones, etc. Este es el verdadero dominio, estas son las cadenas reales que amilanan y hacen peligrar la eterna labor de búsqueda de una autentica libertad. La que como Continente estamos llamados a construir en América Latina.

    • jose
    • 20/03/11

    Estimado Rojomayor:
    En la actualidad todo aquel capaz de reflexionar se desencanta del rumbo del gusto general por las cosas, la agudización en la pérdida de conceptos que valoren el ser humano sin ninguna cualidad externa como color, capacidad monetaria, etc. preocupa a cualquiera que como dije sea capaz de reflexionar.
    Sino preguntémosle a tanta madre de familia, capaz de reflexionar, cuando despide a sus hijos a estudiar y se queda con la incertidumbre de los riesgos del camino. De seguro tendrá mucho que aconsejar al mundo en sus reflexiones, y ellas son espíritus sinceros de los que hay muchos no necesariamente elevados.
    En mi experiencia lo que he visto suceder es que todos estos personajes con espíritu sincero y varios con mucha sabiduría no están organizados en un ente que se haga sentir, esto sería un problema menor comparado con el gran problema del temor a estar organizado y tener que luchar con sistemas dominados por individuos que anteponen intereses personales de mucha envergadura simple y mezquinamente económicos, y sinceramente no creo que éstos se preocupen tanto en pensar en el pobre Darwin que ya parece que lo está satanizando.

      • mario
      • 21/03/11

      Gracias por su comentario José . Estoy de acuerdo en que vivimos un mundo en crísis, y que abarca todos los ordenes de la realidad, entendida esta última como el mundo en el cual vivimos y morimos. Pero me parece que esta descomposición social es el resultado de una cosmovisión creada e impulsada por mecanismos específicos , muchos de los cuales no los detectamos. Todos sabemos que los experimentos de laboratorio nos permiten utilizar el conocimiento con fines discrecionales . No es cierto que el conocimiento es neutral, esto significa que es una arma en cierta manera. Por tanto su uso en cierta manera obedece a intereses – muchos de ellos inconfesables. La teoria de la evolucion desarrollada por Ch. Darwin, tristemente fue mal utilizada por H. Spencer con el darwinismo social quien la impulso como base fundamental de su teoría de la ciencia social positivista de la época. Ya Darwin en vida había advertido que no pretendia con sus aportes crear influencias negativas en la sociedad. Es decir, el darwinismo social y sus variantes lo debemos a H. Spencer , y es a él a quién deberiamos dirigir el verdadero reclamo. Pero las implicaciones que este modelo de reflexion spenceriana han tenido en El Salvador han sido ampliamente estudiadas en una de sus variantes más siniestras : el darwinsmo social radical .

        • jose
        • 22/03/11

        “Gracias por su comentario José . Estoy de acuerdo en que vivimos un mundo en crísis, y que abarca todos los ordenes de la realidad, entendida esta última como el mundo en el cual vivimos y morimos. Pero me parece que esta descomposición social es el resultado de una cosmovisión creada e impulsada por mecanismos específicos , muchos de los cuales no los detectamos.”

        Bueno ya concordamos en los primeros párrafos aunque yo no hablaría de descomposición social.
        Y en cuanto a los “mecanismosespecíficos muchos de los cualesno detectamos”, detectemos los que podamos. En la raíz estaría la naturaleza entera del ser humano, Ud. la llamó psico-biológica, estoy de acuerdo en mejor llamarle bio-sico-social.
        En realidad me quedé corto cuando señalé los intereses personales y mencioné únicamente los económicos.
        En esta raíz de la naturaleza está escondido un poderoso motor multifacético de acciones.
        Le quiero compartir una experiencia anterior sobre un amigo con poca capacidad de aceptación de negativas y nula capacidad de aceptación de derrotas, hablando en el terreno personal. Aunado a este aspecto cualitativo había un carácter violento físicamente, y hablo de cuchillo en mano. Son estampas de mi adolescencia temprana. Bueno de este amigo esperar un “lo siento … me equivoqué … o actué equivocadamente” nunca.
        Asi hay mas personas acompañándonos en nuestra vida, algunas con mucha facilidad de palabra y no todos son violentos físicamente aunque si verbalmente. Pueden ser apasionados cuando una tendencia o actitud los conquista.
        Y si hay facilidad de palabra, inteligencia promedio (o mayor incluso), descubren entonces la facilidad de hablarles a los demás e inducirlos por donde les es conveniente, en ocasiones ayudándose de otros que les son convenientes aunque no haya otro nexo. Tenemos un líder, o por lo menos alguien haciendo ese esfuerzo, con una inclinación egocentrista y destructivo.
        La excusa de enarbolar banderas de superación personal, o laboral o humanitario sólo son maquillaje que esconden espíritus intolerantes. Los oigo hablar de expulsar, destituír, aíslar, despedir y otras expresiones, refiriéndose a personas que no piensa como ellos, o que “los ha dañado gravemente” por sólo haberles tocado su comodidad.
        Toda cabeza reflexiva sabe que ideas contrarias se discuten y se pactan situaciones de concenso, que aunque podrían tardar y no son fáciles en verdad, no excusan la intolerancia.
        Este tipo de situaciones hay a diario en nuestras relaciones interpersonales, tambien lamentablemente hasta en situaciones de mayor alcance social.
        Actualmente conozco una situación interpersonal cercana en la que me gustaría ver aflorar la reflexión y ver crecer a un amigo superando esta naturaleza. Un pequeño gran triunfo de la verdadera superioridad humana que esperanze esfuerzos tambien pequeños como este blog, y juntando tantas pequeñeces, pero verdaderas superioridades vayamos marchando cada vez más sintiendo que vale la pena seguir.
        Aunque esto ya lo sé y voy a seguir, se sentiría bien el acompañamiento ¿no cree?

      • Le agradezco sus comentarios José.
        En un libro escrito por H. G. Gadamer titulado: “Verdad y Método”, este filósofo alemán recalcaba lo importante del diálogo en la sociedad moderna, enfatizando que en una polémica no es posible cancelar las ideas de otro porque siempre poseen una porción de verdad, que al ser integradas han constituido las tradiciones que finalmente constituyen un horizonte de sentido. Traigo este a mi memoria porque uno de los más grandes retos del mundo moderno es no solo poder aceptar nuestros errores, sino también nuestros aciertos; y esto es normal cuando los parámetros con los cuales nos guiamos responden a una escala de valores creados de acuerdo a nuestros personales intereses, aunque parezcan ser de grupos; lo importante es que en este enfrentamiento cotidiano se ejercen las fuerzas del cambio personal y colectivo. Eso no lo podemos evitar, es la misma tempestad de la vida en la que todos estamos inmersos y obligados a participar, entablando un diálogo primero con nosotros mismos y si es posible con otros humanos que como nosotros están en la búsqueda de respuestas. No existe escapatoria ante algunas realidades que hemos vivido y que seguiremos viviendo , de tal manera que el juicio que sobre algunas situaciones personales se viertan es legítimo en la media que es nuestro , pero que su capacidad de mover los hilos sociales dependerá principalmente de una sola cosa :de nuestra propia capacidad no solo intelectual sino moral . De una capacidad aunque no aséptica, pero sí transformadora; hablo del coraje de oponer nuestros criterios de manera civilizada en la arena de los gladiadores, de quienes hemos dejado los cuchillos y las pistolas, por la pluma y la fraternidad.
        Las grandes culturas han crecido debido a este tipo de eventos , algo de lo que en general aquí en El Salvador hemos estado anémicos, o tal vez circunscrito a pequeños sectores intelectuales marcado por interese rastreros . Me alegran sus comentarios, los cuales enriquecen este blog que espero lo estén revisando otros.

    • jose
    • 20/03/11

    En cuanto propiamente a ciencia y religión, pues no me pareció mucha la congruencia con el resto del texto de la entrada, mas bien pareció perderse la idea original para dar paso a este desencanto de la actualidad.
    ¿como podrían relacionarse con nuestro momento la ciencia y la religión?, pues siempre han sido parte de todo momento de la humanidad desde el momento crucial del animal a hombre en que inició:
    LA IDEA
    La perplejidad fue el estímulo inmaterial que inició la idea sobre un sustrato orgánico ya preparado para pensar.
    Tras larga evolución orgánica llegó el momento de las preguntas y luego, por supuesto, el de las explicaciones, el hombre todavía no había terminado su evolución biológica, aún había muchos rasgos de irracionalidad. En el intento de explicar las condiciones externas que influían en su bienestar positiva o negativamente, lo que llevó a conocer temor y agrado y por lo tanto el deseo de repetir o evitar determinadas experiencias, lo primero que se pensó fue en un ser Superior detrás de cada cosa que lo superara en tamaño y/o en poder, lo que lleva implícita la autoconciencia de fragilidad y limitación en todo ser pensante, en este caso de ése momento. De allí se derivó la idea religiosa.
    La evolución, aplicada también aquí, llevó al hombre, en el transcurso del tiempo, a buscar otro tipo de explicaciones diferentes a las mitológicas, supersticiosas y religiosas. Aprendió a desarrollar la ciencia.
    O sea que evolutivamente primero fuimos supersticiosos a lo vago, luego se estructuró mejor en una mitología, para pasar a ser religiosos. Ahora bien, piensan los desvelados grandes cerebros que en esta escala evolutiva la ciencia ocupa el lugar único siguiente, sin darle valor al conocimiento acumulado.
    En una metáfora, lo que el conquistador hizo siempre con el conquistado, desdeñarlo en todo hasta en el conocimiento. Grandes experiencias señalan lo equivocado de esto al recordar como Roma fue modificada en su cultura por la gran influencia de Grecia y como el nuevo mundo americano influyó grandemente en todos sus conquistadores, o como la raza negra luego de ser esclava ha influenciado la cultura de Estados Unidos, de paso les cuento como me gusta el Jazz: mucho.

    • mario
    • 21/03/11

    Aprecio sus reflexiones, y estoy de acuerdo en mucho de lo que dice, pero hay que rescatar para este análisis -que no es nuevo- la interpretación que se dio con el positivismo durante el siglo XIX con A. Comte; quien organizó las controversias que existían sobre las etapas de la humanidad, para ello diseño la ley de los tres estados de la evolución de la humanidad: estado teológico, metafísico y científico o positivo. Es decir nuestros análisis aunque creamos que son originales poseen elementos de la cosmovisión dominantes .Y es necesario enfrentarlos con argumentos, desde este desorden llamado “sociedad moderna”. Hay que admitir, que de una u otra forma la Religión en la vida práctica ha sido relegada o invisibilizada. Esta es una afirmación un poco fuerte, pero que parece responder al grado acelerado de descomposición moral que vivimos a diario. La ley de la ganancia máxima aunque con ella generemos muerte, no responde a una sociedad con valores religiosos. ¿A qué responde entonces? ¿A qué fundamentación ideológica, si es que existe? Porque de existir, no parece estar anclada en valores de confraternidad.
    En lo tocante a su opinión sobre los aporte de las culturas entre sí, es aceptable, lo respeto. Pero el colonialismo que ha existido en el mundo moderno, en general ha asimilado algunos rasgos de la culturas dominadas, por ejemplo su música – como Ud. lo expresa- ; pero este folklore asimilado por los países colonialistas no incide en la manera como ellos nos ven, como para generar políticas de desarrollo global integral que logren el verdadero avance de nuestro Continente.
    En El Salvador a principios de la década de los años veinte del siglo XX se generó un corriente de intelectualidad impulsada por el Estado de la época, que buscó rescatar las tradiciones de culturas encéntrales, con el objetivo de neutralizar la creciente demanda popular ante las injusticias generadas por el modelo agroexportador monocultivista desde el último tercio del siglo XIX, pero que en ninguna forma pretendió cambiar las condiciones reales de la pobreza social. ¿Qué le parece?

    • Antonio
    • 23/03/11

    «Moral de señores» y «moral de esclavos»

    Nietzsche piensa que hay dos clases de hombres: los señores y los esclavos, que han dado distinto sentido a la moral. Para los señores, el binomio «bien-mal» equivale a «noble-despreciable». Desprecian como malo todo aquello que es fruto de la cobardía, el temor, la compasión, todo lo que es débil y disminuye el impulso vital. Aprecian como bueno, en cambio, todo lo superior y altivo, fuerte y dominador. La moral de los señores se basa en la fe en sí mismos, el orgullo propio.

    Por el contrario, la moral de los esclavos nace de los oprimidos y débiles, y comienza por condenar los valores y las cualidades de los poderosos. Una vez denigrado el poderío, el dominio, la gloria de los señores, el esclavo procede a decretar como «buenas» las cualidades de los débiles: la compasión, el servicio —propios del cristianismo—, la paciencia, la humildad. Los esclavos inventan una moral que haga más llevadera su condición de esclavos. Como tienen que obedecer a los señores, los esclavos dicen que la obediencia es buena y que el orgullo es malo. Como los esclavos son débiles promueven valores como la mansedumbre y la misericordia. Critican el egoísmo y la fuerza

    • Antonio : La cosmovisión del poder siempre ha buscado legitimar y logificar las acciones de sus respectivos actores ;así, dentro de este ámbito de existencia histórica se encuentra la columna vertebral que rige sus acciones y omisiones. Los vencedores y los vencidos, los amos y los esclavos, etc., pertenecen a las narrativas del poder. Nietzsche retrató a la sociedad de su tiempo, y sus valoraciones también nos alcanzan. Pero toda esta construcción tiene creadores con nombre y apellido, a los cuales hay que investigar en una labor histórica de reconstrucción y clarificación. Lista larga e impresionante, aún esperando ser completada… son estos los verdaderos responsables de las manipulaciones ideológicas y culturales. No son las leyes abstractas de una historia al estilo hegeliano que se tienen que cumplir porque el que tiene la bomba más poderosa esta señalado por el destino para mandar, o los ejércitos más numerosos. No existe un determinismo inexorable que empuje a muchos pueblos al subdesarrollo, convirtiéndolos en los esclavos modernos, sin más esperanza que la imitación de modos de ser y existir prefabricados por los modernos amos. Este señalamiento nos hace rescatar a Nietzsche, el filósofo de la sospecha – como lo llamó Paul Ricoeur así como a K. Marx y S. Freud – para reflexionar con mayor frescura en medio de este moderno infierno que llamamos mundo.

    • jose
    • 26/03/11

    Hola:
    Este punto se ha puesto muy interesante y creo que tiene para largo; talvez relacionado con tu nueva entrada Mario, aunque menos soñadora e ingenua.
    El argumento de Antonio es muy fuerte, la síntesis muy buena y escogiste una mentalidad aguda. Vilipendiado por muchos, la tendencia marxista posterior lo condenó como “burgues traidor”. Su estilo ha sido tomado por muchos, definitivamente alguien rebelde y desafiante que dijo saber que “sus lectores iban a ser los menos”, algo así como el cuento del rey y la tela invisible que le vendieron vista sólo por inteligentes. Astuto recurso, válido por supuesto pero disminuye la honestidad con la que decía hablar.
    Pero no es “malo” de maldad no se trata de maldad o bondad o mejor aún es mas que eso. Por favor no es una alusión o influencia del libro Mas allá del bien y el Mal, por que no lo he leído. En realidad sólo conozco Así habló Zaratustra y el inicio del prólogo de El Anticristo.
    Algunos malinterpretándolo del lado irreverente se dirigen a los receptores de sus señalamientos de forma cínica y prepotente, cada quien con su estilo, pero siempre son desprecio. En el país puedo señalar a un par, el segundo me parece que copia a su conveniencia personal, coqueteándole notablemente a un partido político. A lo mejor persigue su liderazgo como lo tenía el primero.
    El objetivo es recordar lo equivocado de valorar cualquier objeto, situación o persona por una visión parcial, lo que puede estar pasando con Nietzche.
    Sobre entendí en la obra que leí, su afán por la superación del hombre a un superhombre liberado de aspectos que lo debilitan. Puede ser la adhesión a un enunciado espiritual no propio, adherencias enajenantes que debilitan al individuo como tal y quizá pudieran llamarse institucionales, no sé porque se me antoja pensar en nuestros diputados. Nietzche lo busca y encuentra en la convencionalidades sociales y en la iglesia como institución.
    Mario señaló, muy atinadamente para mi, como este hombre “retrató a la sociedad de su tiempo. Actualmente cualquier canción en Rap habla sobre lo hipócrita de la sociedad y hasta Maradona fue al Vaticano a criticar a la iglesia, como institución. Es necesario resaltar eso, aunque el mismo Maradona no pensó en esa diferencia.
    Lo del argumento moral mencioné que es muy fuerte tanto que reforzó una avalancha de desenmascaramiento socio-religioso con tantos seguidores que aportaron tantos argumentos y llevó a hombres como Foucault a decir “Dios ha muerto”, pero alcanzó a reflexionar añadiendo “pero han matado al mejor”. ¿Suena derrotista no?, como que no tuvo argumentos para evitar “que muriera”.
    Es de hacer ver que la institución eclesiática ha seguido cerradamente a pensadores fuertes, verdaderamente influyentes. Primero Aristóteles luego San Agustín; pero ambos no han resistido la evolución del pensamiento. En la actualidad hay una parte de la iglesia queriendo ser progresista, ya acepta por Ej que el paraíso no necesariamente va a ser en la otra vida, Monseñor lo hacía; pero la institución sigue aferrada a otro piso como base, y el Vaticano persigue solapadamente a veces y otras no tanto, como la censura de ya no escribir a Jon Sobrino, a quienes no piensan como ellos. ¿OTRA VEZ?
    Bueno Nietzche habrá que contextualizarlo.

    • La figura de Nietzsche es de gran peso en las discusiones actuales sobre la decadencia de la sociedad, pero no hay que olvidar que él fue un agente de la historia de su tiempo; y aunque lo podemos rescatar, no lo debemos idolatrar porque caeríamos en el fetichismo. Veo que le impresiona mucho lo de la moral de los amos y la de los esclavos, y el no hacerlo podría parecer ingenuo o hasta soñador. Le diré una cosa, la interpretación de la textos filosóficos nos deben permitir establecer un dialogo con ellos, pero de una manera desapasionada, tomando distancia y sin perder la autonomía de nuestra propia inteligencia. Esto significa dar paso a nuevas formas de reflexión que rescaten no solo al gran filósofo, sino principalmente a nosotros mismo, que dentro de las mil limitaciones tenemos una gran virtud, y es que somos entidades vivas dentro de nuestro proceso histórico. Hay que rescatar sin perder autonomía. Los problemas del país son excesivamente claros, diputados iletrados, bochincheros. politiquerillos de turno…los eternos actores de quinta categoría que han convertido a El Salvador en escenario de luchas personalistas donde el pueblo es una entidad abstracta , y cuya participación simbólica existe de manera tangencial en el acto del sufragio. Un país aún en búsqueda de una cultura que sobrepase los intereses mercantiles y logre centrarse construyendo una gran nación de donde no busquemos huir para evitar la hambruna, sino un país del que nos sintamos orgullosos .
      En El Salvador hay un proceso propio, que data desde la conquista, periodo colonial e independentista, configurado alrededor de una cosmovisión colonialista la cual está aún insertada de manera actualizada no solo en los gobernantes sino principalmente en los gobernados, como una estructura o bloque histórico como bien le llamó A. Gramsci en los “Cuadernos de la Cárcel”. La superestructura o clase dirigente no tendría razón de ser si no existiera ese lazo poderoso que se ha llamado la clase intelectual orgánica, que de manera generacional ha prestado sus servicios rindiendo tributo a los gestores de la economía, sus mecenas. En este entramado ciertamente han tenido mucho que ver las luchas ideológicas y militares que mayormente durante el periodo de la Federación Centroamericana -1824?-1842?- en la cual no solo el clero, la masonería, y las familias herederas de los interés criollos participaron en la construcción de ámbitos específicos en los cuales pudieron continuar ejerciendo sus respectivas influencias. Los grandes sectores mestizos e indígenas no concurrieron – en general – en esta participación porque esta nueva modalidad de convivencia política aun conservaba con fuerza las restricciones derivadas de la limpieza y pureza de sangre, la cual alcanzó incluso al gremio médico de la época. Estas y muchísimas otras características que aun ahora son motivo de estudios históricos aquí en El Salvador, están modificando nuestra mentalidad del abordaje a los problemas que sacuden a todos los sectores sociales. Muchos de los problemas filosóficos estudiados en Europa han casi perdido vigencia en nuestro ámbito, dando lugar a la Filosofía Latinoamericana, que nos deberá a obligar a restablecer desde nuestra personal acto de reflexión la toma de conciencia de nuestros propios problemas. Claro está que no es posible romper con la gran tradición filosófica europea como un importante referente. Así, Nietzsche aunque es un gran pensador, no es el más importante. Ha habido en El Salvador un ocultamiento de información, una invisibilización de datos relevantes, una falta de apoyo intencional hacia estas iniciativas, que podrían reconstruir nuestro propio rompecabezas. Así nuestra memoria histórica estaría aún más enriquecida y le daríamos a Nietzsche su justo lugar en nuestras reflexiónes.

    • jose
    • 26/03/11

    Nuevamente Hola:
    Hay una segunda parte, luego.

    • Antonio
    • 26/03/11

    Muy bien. Parece que ya vamos aterrizando tras largas discusiones. Es decir, que deberá privilegiarse la filosofía latinoamericana, por un lado. Y por otro, que dejemos que Nietzsche y Jon Sobrino, es decir, los rebeldes de todos los sistemas en todos los tiempos, escriban. Y que no los quememos en la hoguera por hacerlo, ¿cierto?

    ¿Será esto un resultado de la mayéutica? No verdad. No es esa la metodología, ¿o sí?

  1. Las culturas europeas aunque no estan del todo bien , estan mucho mejor que nosotros. Y esto se lo deben a sus pensadores .
    En El Salvador y con más amplitud en latinoamerica estamos huerfanos de muchos analista autóctonos, la volencia generada de muchas y variadas formas han esterilizado estas iniciativas. Los rebeldes -com ud. los llama – son necesarios agentes del cambio; pero que al final deberan de estar organizados en un bloque ideológico que maximice las esperanzas de un cambio regional .
    Hay fuerzas tradicionales dentro de la misma Iglesia Católica que son recelosas a teológos como el Jesuita J. Sobrino, esto no lo puedo discutir con conocimiento. Pero me atreveria a decir que hay fronteras dentro de la competencia de las Instituciones que identifican el mundo , entre ellas la Iglesia Católica que guardan excesiva discrecionalidad en materia de política . Recuerde que En El Salvador, la pervivencia del catolicismo no se ha dado por arte de magia sino de un estira y encoge diplomático dificl de entender y mucho más explicar; donde podemos apelar a muchas y variadas explicaciones – en teoria todas valederas – : el argumento de la Fe y la promesa de Dios en preservar a su Iglesia en la história , y la otra -la humana- relacionada con la astucia diplomática .
    Antonio, me alegra que le interesen estos tópicos
    Claro está, respeto sus principios religiosos y convicciones políticas .

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: